miércoles, 16 de diciembre de 2015

Ramiro Ledesma Ramos, ¿Un Nacional-Bolchevique?



Hablar hoy sobre el Nacional-Sindicalismo y sobre su fundador Rami­ro Ledesma Ramos, es cuanto menos dificultoso. Lo es fundamentalmente porque a casi treinta años de la muerte de Franco, los historiadores oficia­les, los medios de comunicación y las gentes más rencorosas -ya sean de derechas o de izquierdas-, faltas de rigor histórico, siguen vinculando erró­neamente, falsamente y en algunos casos intencionadamente, al Nacional-Sindicalismo con el régimen de Franco.


Desde el 19 de abril de 1937 con la aprobación del Decreto de Unificación con que Franco y Serrano Súñer crearan ese híbrido denominado FET y de las JONS, resonó en la vida de los españoles aquella consigna de “por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista”, y aunque ciertamen­te hubiera mucho de “por Dios” y mucho de por “SU” España, nada hubo de Revolución Nacional-Sindicalista. El pueblo español vivió envuelto durante casi cuarenta años de parafernalia Nacional-Sindicalista, pero sin la esencia, el espíritu y la ideología Nacional-Sindicalista; todo lo que fue presentado como tal fue falseado por los elementos del naciente régimen: tecnócratas del Opus Dei, monárquicos y derechistas reaccionarios, ampa­rados todos ellos por la Iglesia Católica y el Ejército.


Mientras, los auténticos Nacional-Sindicalistas eran condenados al silencio. Manuel Hedilla, II Jefe Nacional de FE de las JONS, Ruiz Castillejos, de los Santos, Chamarro, eran condenados a muerte. Félix Gómez y Ángel Alcázar de Velasco, a reclusión perpetua. Otros, a varios años de cárcel… su delito: oponerse al Decreto de Unificación y al falseamiento del Nacional-Sindicalismo.


Algunos Nacional-Sindicalistas creyeron que desde dentro del régimen del general Franco conseguirían influir en él. Otros, los más decididos en la acción y en el compromiso optaron por la lucha clandestina [1], y los más, aceptaron la Unificación. Esta última actitud era comprensible en una organización que se vio incrementada de forma exagerada por elementos provenientes de partidos derechistas y reaccionarios, los cuales pretendían utilizar al Nacional-Sindicalismo como trampolín político, así como para convertirlo en la guardia de la porra de los intereses de la burguesía.


Es indudable que si Ramiro Ledesma Ramos hubiese sido comprendido cuando acusaba a FE de las JONS de condescendiente con la derecha, si José Antonio hubiera aceptado las críticas de Ramiro y no hubiese tardado tanto en comprenderlas [2], el destino del Nacional-Sindicalismo habría sido con toda seguridad otro. Ambos murieron asesinados por el Gobierno del Frente Popular, pero ambos fueron asesinados día tras día, año tras año por el régimen de Franco y después de éste, por todos aquellos que con su camisa azul, sus correajes y su brillantina hicieron de la chulería, el mato­nismo y el derechismo su base de acción, actitud ésta, que nada debe de envidiar a la que años atrás tuvieron en Salamanca individuos tales como Dávila, Aznar o Garcerán.


Ramiro Ledesma Ramos, ¿Un Nacional-Bolchevique?


Si como he indicado en anteriores ocasiones, el Nacional-Bolchevismo es la unión armónica entre las concepciones más radicales de lo nacional y lo social, evidentemente podemos afirmar que Ramiro Ledesma Ramos era un Nacional-Bolchevique. “He aquí esas dos palancas: una la idea nacio­nal, la Patria como empresa histórica y como garantía de existencia histó­rica de todos los españoles; otra, la idea social, la economía socialista, como garantía del pan y del bienestar económico de todo el pueblo [3] afirmará con rotundidad Ramiro.


Desde un principio, Ramiro y sus Juntas de Ofensiva Nacional-Sindi­calista (J.O.N.S.) aspiraron a atraerse a los trabajadores hacia la causa nacional, y es que los jonsistas querían “dotarse de una ancha base prole­taria”. Esta inquietud era fiel reflejo de su extracción social: proletarios, campesinos e intelectuales de corte radical, con ímpetu revolucionario frente al orden burgués. Uno de los constantes temores de Ramiro, una de sus preocupaciones más dolorosas era que confundieran al jonsismo “con una frívola y vana tarea de señoritos”.


Con las JONS nacía en España, en palabras de Ramiro “un movimien­to político, de entraña nacional profunda y grandes perspectivas sociales, mejor dicho, socialistas[4]. Ramiro tiene muy claro cual es el papel de las derechas y no duda en acusarlas como uno de los males mayores que ate­nazan a su pueblo, al tiempo en que no duda tampoco en denunciar el patriotismo zarzuelero, “hace ya mucho tiempo que sabemos bien a que atenernos respecto el “patriotismo” derechista, sobre todo al de las fuerzas más directamente clericales y ligadas a las sacristías. Cada día es más evi­dente en nosotros la sospecha de que la debilidad nacional de España se debe en gran parte al “patriotismo inoperante, falso y sin calor” que hasta ahora ha regido, incubado y orientado en el sector derechista [5].


En Ramiro el destino de la colectividad siempre va unido a una justa distribución de la riqueza, “El sometimiento de la riqueza a las convenien­cias nacionales, es decir, a la pujanza de España y a la prosperidad del pue­blo [6]. Siempre en los jonsistas hubo claras consignas sociales y econó­micas: “¡Con nosotros, pues los trabajadores; A nacionalizar la banca para­sitaria; a nacionalizar los transportes; a impedir la acción de la piratería especuladora, y a exterminar a los grandes acaparadores de productos[7]. El Nacional-Sindicalismo jonsista tenía muy claro cuales debían de ser las aspiraciones básicas de la colectividad: “Las JONS piden y quieren la nacionalización de los transportes, como servicio público notorio; el con­trol de las especulaciones financieras de la alta banca, garantía democráti­ca de la economía popular; la regulación del interés o renta que produce el dinero empleado en explotaciones de utilidad nacional; la democratización del crédito, en beneficio de los sindicatos. Agrupaciones comunales y de los industriales modestos; abolición del paro forzoso, haciendo del trabajo un derecho de todos los españoles, como garantía contra el hambre y la miseria; igualdad ante el Estado de todos los elementos que intervienen en la producción (capital, trabajos y técnicos), y justicia rigurosa en los orga­nismos encargados de disciplinar la economía nacional; abolición de los privilegios abusivos e instauración de una jerarquía del Estado que alcan­ce y se nutra de todas las clases españolas[8]. Tales eran pues, las con­signas de las JONS. ¿Alguien puede dudar de su rotundidad y de su espíritu popular y revolucionario?


Ramiro, al igual que otros pensadores Nacional-Bolcheviques de la época, no duda en criticar al fascismo cuando éste gira a la derecha. De él afirma “…ha machacado, en efecto, las instituciones políticas de la burgue­sía y a dotado a los proletarios de una nueva moral y de un optimismo polí­tico… pero, ¿ha machacado asimismo o debilitado siquiera las grandes for­talezas del capital financiero, de la alta burguesía industrial y de los terra­tenientes en beneficio de la economía general de todo el pueblo?, y además, ¿va realmente haciendo posible la eliminación del sistema capitalista y basando cada día más el régimen de los intereses económicos de las gran­des masas[9]. Indudablemente con tales afirmaciones es comprensible y lógico que Ramiro fuera silenciado y marginado por el régimen de Franco, puesto que como es sabido por todos, éste se apoyo para asentarse en el poder precisamente en estas grandes fortalezas del capital financiero a las que hace referencia Ramiro.


Para Ramiro y sus JONS eran totalmente condenables los fascismos de opereta, “grupos sin dimensión profunda, artificiosos, que importan el fenómeno fascista como quien importa un género de moda cualesquiera[10]. Y se muestra duro, muy duro, con estos movimientos fascistas de importación al afirmar que: “Allí está Mosley con sus camisas, su partido fascista y sus sueños mussolinianos; como aquí Primo de Rivera, con otro equipo de igual naturaleza… tienen un caudillo, un Duce aristócrata, millo­nario, que gasta sus cuartos en organizar el Partido. Así Mosley, el inglés, que es Sir, multimillonario y extravagante. Así Primo de Rivera, el espa­ñol, que es Marqués de Estella, millonario y extrafino. Así Starhemberg, el austríaco, que es príncipe, millonario y todo lo demás. Todos ellos son movimientos blandos, pastosos, algodonosos, de buenas formas, aspirantes a implantar un llamado Estado Corporativo… Se caracterizan también por su tendencia notoria a desconocer toda angustia popular pues se incuban en medios sociales de privilegio, y están ligados a todas las formas reaccio­narias de la sociedad[11].


Ramiro también adquiere compromiso revolucionario con el campo español. Sus palabras son balas dialécticas contra el capitalismo rural: “Españoles Campesinos: la tierra es la nación. El campesino que la cultiva tiene derecho a su usufructo. El régimen de la propiedad agraria hasta ahora imperante ha sido un robo consentido y perpetrado por la Monarquía y sus hordas feudales. ¡Campesinos: ciento cuarenta y siete grandes terra­tenientes tienen en sus manos más de un millón de hectáreas de tierra! Toda la tierra es vuestra. ¡Exigid su nacionalización! [12].


Estas afirmaciones asustarán a las mentes bienpensantes de la derecha y de la extrema derecha. Muchas de estas propuestas están totalmente olvi­dadas por los partidos tradicionales de la izquierda, e incluso abandonadas por los izquierdistas más radicales.


“¡Viva el mundo nuevo! ¡Viva la España que haremos!”. Tales eran las consignas y los gritos jonsistas. Eran sin lugar a dudas proclamas nuevas, gritos de esperanza, pero sobre todo, gritos de revolución. Sí, de revolución, porque eran hombres hartos de un mundo podrido, lleno de injusticias, de explotados y de explotadores, de ricos cada vez más ricos y de pobres cada vez más pobres. Había una necesidad imperiosa, popular y revolucionaria: subvertir el orden burgués. Y en esa tarea luchaban las JONS. Ramiro supo imprimir ese espíritu entre sus camaradas, los cuales comprendían la necesidad de distanciarse de la vulgaridad burguesa, de rehuir todo lo viejo y de todo lo caduco.


Así la primera tarea del Nacional-Sindicalismo “fue la de enlazar esos dos ingredientes sueltos: lo nacional y lo social, la Patria y el Trabajo. Nadie piense que la adopción del término a la vez encantador y polémico, de la revolución nacional-proletaria, fuese en los fundadores obra de tácti­ca reflexiva y cauta, sino consecuencia inmediata de vivir profunda y entra­ñablemente la historia de nuestro tiempo[13]. Estas palabras de Pedro Laín Entralgo nos aproximan nuevamente a la aspiración jonsista de lo social y de lo nacional.


Los Nacional-Bolcheviques preferían una alianza o acercamiento con la Rusia soviética, antes que con las democracias occidentales, como Gran Bretaña, hecho que los diferenciaba claramente de los planteamientos de Hitler.. Y en este contexto, de nuevo debemos recurrir a Pedro Laín Entral­go cuando afirma: “Como observó con vista zahorí Ramiro Ledesma, el comunismo soviético va convirtiéndose cada vez más en un nacional-comunismo. Stalin está haciendo el viraje de la revolución mundial prole­taria de Lenin a la revolución nacional rusa[14]. Estas palabras pueden parecer exageradas, pero Ramiro en diversas ocasiones hace afirmaciones parecidas: “Rusia, con su régimen nacional-comunista, con moral de gue­rra, archiarmada, en pleno experimento de gigantescas subversiones sociales, no es ya, desde luego, el país revolucionario que conspira cada día por la revolución mundial[15]. O cuando afirma: “es la rotunda eficacia del Estado soviético, que ofrece al pueblo ruso, de un modo coactivo e indiscutible, la posibilidad de tomar augusta disciplina nacional. Hoy Stalin ase­gura su plan económico esgrimiendo la furia nacionalista rusa[16].


Esta claro que Ramiro no era en absoluto comunista, y el mismo nos aclara el porqué: “Frente al comunismo, con su carga de razones y efica­cias, colocamos una idea nacional, que él no acepta, y que representa para nosotros el origen de toda empresa humana de rango airoso. Esta idea nacional entraña una cultura y unos valores históricos que reconocemos como nuestro patrimonio más alto [17].


Ramiro, Falange y la Escisión.


El 13 de febrero de 1934 se sellaba entre las JONS de Ramiro y la FE de José Antonio el acuerdo de fusión.


Esta unión nacía con fuertes discrepancias entre los propios jonsistas. Dentro de su seno coexistían dos posturas, la de oponerse a dicha unión debido al temor y a la desconfianza hacia los falangistas por considerarlos demasiado derechizados y la de aceptar el acuerdo con los falangistas por creer que ambas organizaciones se verían fortalecidas y se enriquecerían. La opción triunfante fue la segunda. Nada más conocer la decisión del Consejo jonsista, su dirigente gallego, el antiguo comunista Santiago Mon­tero Díaz, enviaba una carta a Ramiro dándose de baja de la organización.


Así pues, se concretaba una fusión marcada por la disidencia. De hecho nadie podrá negar que dentro de FE existían núcleos fuertemente derechi­zados con una fuerza relevante dentro del movimiento.


Pero cierto es también, que dentro de FE existían igualmente reticencias ante la fusión, pues no olvidemos que en su seno convivían monárquicos, derechistas, auténticos revolucionarios y algún que otro futuro militante carlista -Ricardo Rada-. La principal preocupación de los falangistas era la fuerte carga social que imprimían los jonsistas, en especial su radicalidad en lo económico. Temían la proletarización de FE.


Cabría aquí recordar que uno de los puntos de fusión entre las JONS y Falange Española apuntaba lo siguiente: “Se considera imprescindible que el nuevo Movimiento insista en forjarse una personalidad política que no se preste a confusiones con los grupos derechistas [18].


El 16 de febrero salía el primer número de La Patria Libre. Ramiro, junto con otros antiguos jonsistas se habían separado de Falange Española. Con esta nueva publicación pretendían seguir en la brecha política desde el prisma antiburgués y Nacional-Sindicalista revolucionario de las primiti­vas JONS.


Los valedores de la “verdad joseantoniana” no dudaron, ni dudan, en desprestigiar a Ramiro, a sepultarlo en la más falaz crítica. Fue acusado de envidioso, fue ridiculizado por el propio José Antonio al avisar sobre cier­tos “Gevolucionarios” en alusión al pronunciamiento de Ramiro de las erres. En la mayoría de los libros sobre el Nacional-Sindicalismo escritos por falangistas, Ramiro es considerado como un actor secundario del Nacional-Sindicalismo, al cual se le pierde el rastro tras la escisión -para los falangistas expulsión (sic)-.


Así nos encontramos con afirmaciones como esta de Francisco Bravo: “Ramiro no supo portarse con decoro suficiente”. El franquista Ximénez de Sandoval, apunta: “Ledesma tenía el erróneo concepto de creer necesario para una Revolución Nacional el tipo de jefe proletario…, de poseer justa soberbia creadora [19]. Pero si hay alguien que merece un comentario aparte ese es Raimundo Fernández Cuesta, uno de los principales culpables de la derechización de la Falange durante tantos años, el principal lacayo de la Falange franquista y el que unió a la Falange codo con codo a la extre­ma derecha más reaccionaria durante la transición española; este sujeto escribe en una carta fechada el 9 de febrero de 1942 lo siguiente: “El epi­sodio de la expulsión (sic) de Ramiro tiene su origen en la envidia perso­nal que sentía por José Antonio, nacida quizá de las diferencias de origen, ambiente y educación. Era la expresión en la Falange de la lucha de clases, que en España amenazaba todas las actividades. Eso unido a la difícil situa­ción económica de Ramiro, le hacía apto para ser instrumento de los partidos derechistas, que deseaban sembrar cizaña en nuestras filas[20]. En resumen, para el que fuera III Jefe Nacional de Falange Española, Ramiro, el fundador y principal teórico del Nacional-Sindicalismo, no era más que un envidioso y un pobre hombre comprado por las derechas para provocar el descalabro en el movimiento falangista.


Existen numerosas opiniones sobre la escisión de Ramiro, pero quizás sería más correcto leer lo que el propio Ramiro afirmó acerca de la escisión: “Quien creyere que nuestra ruptura con Falange Española obedecía al mero capricho y que carecía de dimensiones profundas padece una equivo­cación notoria. Nosotros, los jonsistas, hemos observado las limitaciones dichas, hemos visto con claridad que era llegada la hora de cambios radi­cales en la orientación, en la táctica, y en los dirigentes y, como nada de eso podía lograrse allí, hemos dado de nuevo vida a las J.O.N.S. [21].


Durante un cierto tiempo los enfrentamientos verbales e incluso físicos entre algunos matones de FE y los seguidores jonsistas de Ramiro fueron constantes. “No hay día en que alguno de los dirigentes de las J.O.N.S. no sea provocado en la calle por alguno de los diez o doce rufianes asalaria­dos de que dispone [Primo de Rivera]“, “los ataques que los dirigentes falangistas han lanzado a los de las J.O.N.S. son propios, dijimos y repeti­mos, de seres rufianescos, de seres residuales, que viven a extramuros de toda solvencia moral y de todo propósito limpio[22].


El propio Francisco Bravo reconoce en su libro José Antonio. El hom­bre. El Jefe. El Camarada, pág. 83, que la venta y distribución de La Patria Libre fue perseguida por los falangistas, al mismo tiempo que afir­ma que “José Antonio evitó que alguno de los nuestros, excitado por los ataques injustos del fundador de las J.O.N.S., le pegase un tiro”. Lastima que Bravo no nos indique quien de “los suyos” era de pistola fácil con el líder jonsista.


Ramiro nunca quiso responder a los ataques falangistas y siempre cuando se vio obligado a hacerlo, lo hizo desde las páginas de La Patria Libre.


Lo cierto es que Ramiro, junto a Onésimo Redondo, Manuel Mateo y Álvarez de Sotomayor se reunieron en la cafetería Fuyma para comentar la situación de FE de las JONS. En dicha reunión tanto Onésimo como Mateo apuntaron la necesidad de hacer algo, puesto que la situación era angustio­sa. Según Martínez de Bedoya “José Antonio estaba rodeado de señoritos, que ocupaban cargos, celosos de sus competencias, y que incluso se habí­an fijado sueldos”. La decisión de los cuatro reunidos fue la de separarse de Falange Española y reorganizar las JONS. Para ello Mateo aseguraba el apoyo decidido de la CONS (Central Obrera Nacional-Sindicalista), lo que unido a la adhesión de la delegación más fuerte, la de Valladolid de Onési­mo Redondo, daba ciertas garantías de éxito. La verdad es que una vez con­vencido Ramiro, que era el más reticente de los cuatro a la separación, sólo Álvarez de Sotomayor acabó secundando lo allí decidido. Mateo se desdi­jo y fue nombrado (¿como premio?) por José Antonio jefe de la CONS.


Onésimo Redondo decidió a última hora mantenerse a las órdenes de José Antonio, olvidándose de lo acordado con Ramiro. ¿Fue ésta una estrategia de los falangistas para apartar a Ramiro y a sus más inmediatos colabora­dores de la organización? Pocos fueron los que siguieron a Ramiro -Mar­tínez de Bedoya, Gutiérrez Palma, Poblador-, de nuevo se unió a su lucha Montero Díaz. Pero lo que verdaderamente importaba era que la bandera del Nacional-Sindicalismo revolucionario volvía a estar alzada.


Ramiro prosiguió su actividad política y ni las agresiones a sus mili­tantes por parte de los falangistas, ni el asalto a su local social de la calle Amaniel en Madrid por camorristas al mando de Aznar y Valcárcel, ni las constantes descalificaciones hicieron mella en él y sus camaradas.


Es necesario apuntar, también, que Ramiro nunca fue muy bien visto por los joseantonianos, y sabemos que esta aseveración encolerizará a los “puristas” de la Falange. Pero lo cierto es que sin Ramiro el Nacional-Sindicalismo no existiría, y esa es la verdad. José Antonio ayudó a dar cuerpo al Nacional-Sindicalismo -esencialmente durante los últimos meses de 1935 y hasta que cegaron su vida el 20 de noviembre de 1936, pero sin el asentamiento y las bases de Ramiro, Falange no habría sido más que una vulgar organización ultraderechista.


No sería justo no aceptar críticas hacia Ramiro, pues es indudable que como todos erró algunas veces. Pero cuando estas críticas son tendenciosas o cuando estos ataques hacia él sólo demuestran un desconocimiento pro­fundo de sus ideas, no es tan sólo lamentable sino condenable.


Así en la revista Sindicalismo en la que colaboraron entre otros Sigfredo Hillers de Luque, aparece dentro del capítulo “Charlas de la Ballena Alegre” un recuadro titulado “El sindicalismo de Ramiro Ledesma Ramos”, -este artículo aparece reproducido 28 años después, sin ningún tipo de comentario o de corrección en el número 22, correspondiente a los meses de mayo-julio de 1992 de la revista No Importa, órgano de Falange Española Independiente, por lo que creo aprueban lo allí expresado- en el que se afirma lo siguiente: “El Nacional-Sindicalismo de Ramiro Ledesma y el de José Antonio de 1935, poco o nada tienen que ver entre sí… la sepa­ración de Ramiro de la Falange, independientemente de los problemas per­sonales (que los hubo) y por los que se pretende explicar todo, se debió sin duda alguna a que José Antonio y Ramiro, aún hablando con las mismas palabras, querían cosas diferentes… Frente a la progresiva radicalización fascista de Ramiro, está la progresiva radicalización sindicalista de José Antonio”. Es evidentemente una opinión, falangista, por supuesto, pero carente de toda credibilidad en lo que concierne al progresivo fascismo de Ramiro, el cual no duda en afirmar: “No pretenden ya (los jonsistas), tanto él (Ramiro) como sus camaradas, organizar, ni remotamente el fascismo. Lo que en las viejas JONS había de fascismo lo recoge hoy Primo de Rive­ra, sobre todo en sus propagandas últimas. Aquellos entienden que su misión es otra 23 .


Ramiro y los Sindicalistas de la CNT.


En los escritos de Ramiro son constantes los comentarios y las afirmaciones favorables hacia ciertos sectores de la C.N.T. Así en el número 14 de La Conquista del Estado, aparece una página entera dedicada al Con­greso Extraordinario de la C.N.T. y en la cual afirma Ramiro: “Hemos de estar junto a la C.N.T. en estos momentos de inmediata batalla sindical, en estos instantes de ponderación de fuerzas sociales. Así creemos cumplir con nuestro deber de artífices de la conciencia y de la próxima y genuina cultura de España”.


En el número 11 de dicha publicación aparece también publicado un diá­logo entre Ramiro y Álvarez de Sotomayor, miembro por entonces de la C.N.T., en el cual el dirigente jonsista afirma: “Los Sindicatos únicos -C.N.T.- movilizan las fuerzas obreras de más bravo y magnífico carácter revoluciona­rio que existen en España. Gente soreliana con educación antipacifista y gue­rrera… cuando llegue el momento de enarbolar las diferencias radicales, nos­otros lo haremos; pero mientras tanto, los consideramos como camaradas y en muchas ocasiones dispararemos con ellos, en afán de destrucción y de muer­te contra la mediocridad y la palidez burguesas”.


Dentro de la C.N.T. no faltaron las disidencias y las escisiones, provo­cadas en gran medida por las discrepancias entre los sindicalistas revolu­cionarios y los comunistas libertarios de la F.A.I., ello posibilitó más con­tactos y encuentros con elementos del Partido Sindicalista de Ángel Pesta­ña, y con agrupaciones locales cenetistas.


Ramiro hace desde las páginas del número 3 de La Patria Libre un llamamiento “al grupo disidente de la C.N.T., a los treinta, al Partido Sindicalista que preside Ángel Pestaña.. A los posibles sectores marxistas que hayan aprendido la lección de octubre, a Joaquín Maurín y a sus camaradas del Bloque Obrero y Campesino”, a los que les dice: “Romped todas las amarras con las ilusiones internacionalistas, con las ilusiones liberal bur­guesas, con la libertad parlamentaria. Debéis saber que en el fondo esas son las banderas de los privilegiados, de los grandes terratenientes y de los ban­queros. Pues toda esa gente es internacional, porque su dinero y sus nego­cios lo son. Es liberal, porque la libertad les permite edificar feudalmente sus grandes poderes contra el Estado Nacional del Pueblo. Es parlamentarista porque la mecánica electoral es materia blanda para los grandes resor­tes electorales que ellos manejan: la prensa, la radio, los mítines y la pro­paganda cara[24].


Fue un llamamiento de Frente Unido Contra el Sistema y a él acudieron numerosos dirigentes y militantes de base de la C.N.T. y de partidos de extrema izquierda, entre ellos, Guillen Salaya, Nicasio Álvarez de Sotomayor, Olalla, Pascual Llórente, Enrique Matorras, José Guerrero Fuensalida; Luis Ciudad… entre otros. Todos ellos entendieron las consignas jonsistas de unir lo nacional y lo social. Juntos alzaron la bandera de la revolución proletaria nacional.


Evidentemente, y lamentablemente, hoy la C.N.T. dista mucho del compromiso revolucionario que demostraron años atrás sus camaradas, pero estamos seguros que a pesar de ello, dentro de sus filas seguirán habiendo gentes que luchen por el verdadero sindicalismo revolucionario.


Ramiro y Europa.


No sería en absoluto gratuito afirmar que hoy Ramiro sería un conven­cido entusiasta europeísta. Desde el fin de la II Guerra Mundial ha queda­do claro que la independencia y autarquía de pequeños espacios nacionales está condenada al fracaso; y sólo en los grandes espacios geopolíticos se puede articular una alternativa global. Ello unido a la unificadora raíz cul­tural de los europeos, hace de EUROPA un atractivo proyecto en común.


Y esto lo entendió perfectamente Ramiro cuando se pregunta: “¿No es llegada la hora de que España mire y perciba los campamentos europeos? ¿No es ya de todo punto imprescindible que España entre en la realidad europea? Porque eso queremos[25].


¿Alguien puede dudar de la vocación europea de Ramiro? Repito, hoy Ramiro sería un fervoroso europeísta, un eurorevolucionario, y eso a pesar de todos aquellos supuestos Nacional-Sindicalistas actuales que siguen encerrados, en pleno del siglo XXI, en el coto privado de “SU” España.


Muerte, silencio y memoria.


El día 29 de octubre de 1936 era asesinado Ramiro Ledesma Ramos, su delito no fue otro que ser el fundador del Nacional-Sindicalismo. La justicia del Frente Popular y de sus milicias anarco-comunistas consistía en “pasear a los fascistas[26], nada que envidiar a aquellos, que prostitu­yendo la camisa azul, cambiaron su filiación japista (de las JAP), por la de falangista y se dedicaban a “pasear a los rojos”. Los sueños y las aspiraciones de Rami­ro murieron con él, su deseo de unir lo nacional y lo social se quedaría en un bello y heroico gesto. En frente de su casa natal de Alfaraz, provincia de Zamora, se erigió el único recuerdo a la memoria del fundador del Nacional-Sindicalismo. Un monolito triste, sencillo y pobre, inaugurado 25 años después de su asesinato, en él se puede leer: “La Falange de Zamora a Ramiro Ledesma Ramos. 29 de Octubre de 1936 – 29 de Octubre de 1961″. Este fue el homenaje del régimen franquista al líder jonsista. Segu­ramente, este “olvido” del régimen fue lo mejor que le podía haber pasado a Ramiro y a su ideología.


Un olvido que alcanzó no sólo a la figura de Ramiro Ledesma, sino también a sus escritos, sus artículos periodísticos, sus obras completas nunca editadas [finalmente fueron editadas en su centenario por Ediciones Nueva República, n.d.a.]. Incluso, ya sabemos que este “olvido” llegó al ocultamiento de iniciativas políticas impulsadas por Ramiro después de la fusión con Falange y tras su salida de ella. Por ejemplo, el 14 de enero de 1935 nacía en Barcelona un nuevo partido político. Su lema: “El interés general por encima del interés particular”. Sus promotores: los jonsistas José Ma Pobla­dor Álvarez y Emilio de Lasarte Rouzart. Sus fines:


Queremos: La rotunda unidad geográfica y política de España.


Queremos: El sometimiento de todas las actividades económicas, ele­mentos de riqueza y de las personas a las conveniencias nacionales, es decir: A la pujanza de España y a la prosperidad del pueblo.


Queremos: La eliminación de los partidos internacionales cuyos fines representan la destrucción de España.


Queremos: La sindicación obligatoria de todos los productores, dentro de un estado Nacional-Sindicalista como base de la unanimidad social española.


Queremos: Que el Estado garantice a todos los trabajadores el derecho al pan, a la justicia y a la vida digna.


El nombre de este nuevo partido, que contaba con el apoyo y consentimiento de Ramiro Ledesma Ramos, era Partido Español Nacional Sindica­lista (P.E.N.S.).


El P.E.N.S. no realizó prácticamente actividades. Los acontecimientos se precipitaron, el pueblo español se encaminaba hacia una inevitable guerra civil. Fue uno de los últimos intentos jonsistas de mantener unificadas esas dos palancas de las que hablaba Ramiro, la nacional y la social, mejor dicho, socialista.


Muchos son los militantes de la extrema derecha que ensalzan y vitorean a Ramiro por sus exaltaciones anticomunistas y patrióticas, pero estos mismos elementos cierran los ojos ante sus proclamas sociales y proleta­rias; ante sus críticas al nacionalismo patriotero reaccionario y ante su pro­fundo sentido de superación de las viejas ideas caducas.


Cualquier persona conocedora de las propuestas Nacional-Bolcheviques de los años treinta, verá en las ideas y palabras de Ramiro, al genui­no representante español de esta tendencia.. Y ciertamente, queda claro que para los jonsistas la conjugación de lo social y de lo nacional significó la unión de voluntades revolucionarias procedentes de la derecha y de la izquierda, ansiosos todos ellos de una nueva España y de una nueva con­cepción de la comunidad popular.


Fueron sin lugar a dudas los primeros Nacional-Bolcheviques españo­les y tal como diría el propio Ramiro Ledesma Ramos al final de su genial ¿Fascismo en España?, “tanto a él como a sus camaradas les venía mejor la camisa roja de Garibaldi que la camisa negra de Mussolini[27].

Por Juan Antonio Llopart

Notas:

[1] A finales de 1939 se intentó reorganizar en la clandestinidad FE JONS. Entre otros participaron: Emilio Rodríguez Tarduchy, Patricio González de Canales, Nar­ciso Perales, Ricardo Sanz, Luis de Caralt, J.. Pérez de Cabo y Juan José Domínguez. J. Pérez de Cabo es fusilado, Patricio González de Canales es detenido, Nar­ciso Perales es confinado… La oposición Nacional-Sindicalista al régimen de Fran­co jamás cesaría desde el Decreto de Unificación. Siempre estuvo presente y es justo afirmarlo y reivindicarlo. Muchos fueron los Nacional-Sindicalistas que defendieron la verdad del Nacional-Sindicalismo, pero eso sería tema para otro artí­culo.


[2] “Consideren todos los camaradas hasta que punto es ofensivo para la Falange el que se proponga tomar parte como comparsa en un movimiento que no va a conducir a la implantación del Estado Nacional-Sindicalista… sino a reinstaurar una mediocridad burguesa conservadora, orlada, para mayor escarnio, con el acompañamiento coreográfico de nuestras camisas azules”. (José Antonio Primo de Rive­ra).


[3] Discurso a las Juventudes de España, pág. 20.


[4] Ramiro Ledesma Ramos. Escritos políticos (1935-1936), pág. 31.


[5] Ramiro Ledesma Ramos. Tomás Borras, pág. 689.


[6] Programa político de las J.O.N.S. JONS. Órgano teórico de las J.O.N.S., Madrid, año 1, cuaderno n° 1, Mayo de 1933, contraportada.


[7] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año I, nº 5, 16 de marzo de 1935, pág. 1.


[8] JONS. Órgano teórico de las J.O..N.S., Madrid, año I, cuaderno n° 7, Diciem­bre de 1933, pág. 335.


[9] Ramiro Ledesma Ramos, un romanticismo de acero. José Cuadrado Costa, pág. 37.


[10] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año 1, n° 4, 9 de marzo de 1935, pág. 4. [II] Ibídem.


[12] La Conquista del Estado, Madrid, año 1, n° 6, 18 de abril de 1931, pág. 6. [13] Ensayo de Pedro Laín Enlralgo en Ramiro Ledesma Ramos. Tomás Borras, págs 297-298. [14] Ramiro Ledesma Ramos. Tomás Borras, pág. 298.


[15] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año 1, n° 2, 23 de febrero de 1935, pág. 3. [16] Ramiro Ledesma Ramos. Tomás Borras, pág. 203.


[17] La Conquisto del Estado. Madrid, año 1, n” 3, 28 de marzo de 1931, pág. 2.


[18] Del documento de fusión de las JONS y FE. Reproducido en: Ramiro Ledes­ma Ramos. Escritos Políticos (1935-1936), pág. 111.


[19] Ramiro Ledesma Ramos. Biografía Política. José María Sánchez Diana, págs, 209 y 210.


[20] La Contrarrevolución Falangista. Raúl Martín, pág. 211.


[21] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año I, n° 6, 23 de marzo de 1935, pág. 1.


[22] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año I, n° 3, 2 de marzo de 1935, pág. 1, y, La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año 1, n° 6, 23 de marzo de 1935, pág. 4.


[23] Ramiro Ledesma Ramos. Escritos Políticos (1935-1936), pág. 155.


[24] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año 1, n” 3, 2 de marzo de 1935, pág. I..


[25] La Patria Libre. Órgano de las J.O.N.S., Madrid, año 1, n” 2, 23 de febrero de 1935, pág.. 3.


[26] Entiéndase por “fascista” en la terminología de estos partidos a aquellos que no piensan como ellos. En efecto, según las “mentes pensantes” de estas ideologí­as, “fascista” lo es Indalecio Prieto, Pestaña, Ramiro de Maeztu, cualquier católico o el mismo Ramiro Ledesma Ramos.



[27] Ramiro Ledesma Ramos. Escritos Políticos (1935-1936), pág. 155.

1 comentario: